FLOOR Q: reparación cortical de pavimentos de hormigón de pequeño espesor

Código: S.0013

Restauración de la planitud estructural y de las funcionalidades mecánicas de pavimentos industriales de hormigón dañados por ciclos de hielo-deshielo o por una mala ejecución.

Productos utilizados

Los pavimentos de hormigón, especialmente si están realizados en el exterior y en ambientes industriales, están sometidos a fuertes tensiones mecánicas y físico-químicas. La agresión adicional producida por los ciclos de hielo-deshielo es causa de una fuerte degradación y envejecimiento precoz del pavimento. Con los años, las continuas y repetidas acciones de degradación y el desgaste natural por el uso hacen que se produzcan desprendimientos corticales, incluso visibles y con varios centímetros de profundidad, rotura de juntas, desintegración superficial, pulverulencia, etc.

En el ámbito de la industria pesada (acerías, industrias mecánicas, industrias químicas, etc.), además, se presentan otras causas de degradación de la parte superficial del pavimento, debidas a las enormes tensiones mecánicas, posibles tensiones térmicas y agresiones químicas (como la frecuente y visible impregnación con hidrocarburos). El ciclo de reparación propuesto ha sido justamente desarrollado a caballo entre los años 2004 a 2006 para las reparaciones corticales de pavimentos en acerías de Tarento por encargo específico del cliente. En este caso se pensó fresar totalmente la parte degradada e impregnada por hidrocarburos, a una profundidad de pocos centímetros, y reconstruirla como se indica a continuación. El mismo procedimiento se utilizó luego en centenares de talleres por todo el territorio italiano, demostrando su eficacia, especialmente en ambientes con fuerte tensión mecánica.

El protocolo de intervención prevé:

  • Preparación del soporte
  • Colocación de la malla de refuerzo
  • Aplicación de imprimación epoxídica
  • Aplicación del mortero anticontracción
  • Impregnación consolidante de la superficie acabada

 

Este tipo de reparación permite evitar la total demolición del pavimento degradado con el posterior transporte al vertedero del material de desecho y la total reconstrucción. A pesar de las enormes ventajas y beneficios que aporta, hay algunas cuestiones críticas que se han resuelto con brillantez:

  • La tendencia al levantamiento de la nueva placa de pequeño espesor, especialmente durante el tránsito de vehículos pesados, está garantizada por el doble anclaje de la misma al soporte: anclaje mecánico (red hilo 2 mm, malla 5x5 cm) y anclaje químico (SYNTECH RGS).
  • La tendencia a la fisuración de la nueva placa se resolvió con el añadido de mezcla de fibras de polipropileno y de vidrio (en algunos casos se añadieron también fibras de acero READYMESH M1-220) y por la presencia de agentes anticontracción, para garantizar su estabilidad dimensional durante el endurecimiento.
  • La dureza superficial, indispensable para soportar las grandes cargas de trabajo a las que están sometidas normalmente este tipo de reparaciones, está garantizada por la calidad del producto principal (FLOOR Q), mortero de cemento fluido anticontracción reforzado con fibra y con altas prestaciones mecánicas. Además, la impregnación con QL NANO LITHIUM, solución de silicatos de litio, mejora las características generales.

Por último, la impermeabilidad general del sistema está asegurada, además de por la impregnación con silicatos de litio, por la presencia masiva de microsilicatos densificados dentro de FLOOR Q.

 

 

Compartir

Soluciones integrales que podrían interesarte